miércoles, 30 de septiembre de 2015

Azules, como el color del cielo cuando no hay nubes.

Desde aquí veo su cuerpo medio desnudo
y arropo con versos la piel que descubierta
provoca al claro de luna que entra por la ventana
desde la que oímos el mar.
La casa está dormida,
los perros no ladran
desde que pasara la vecina
taconeando aceras.
Sólo se oyen  los pasos del amor,
entretenido en dejar señales  en  todas las cosas.
Me tenéis a corazón abierto en esta madrugada
pellizcándome para que os mire a los ojos;
Son azules, intensos y les llueve adentro
toda la vida que empapa los espacios
que ocupamos día a día.
Habéis cercado cada centímetro que habito
y creado este mundo nuestro dentro de la Tierra,
y giramos en torno a vuestros propósitos,
especialmente yo, que desconfiaba
y me veía predestinada a la mala suerte
de que no seríais más que un deseo infinito
vagando en busca de su estrella fugaz.
Ojalá me sigáis esperando
en el inacabable término que tiene el siempre.
Creedme ; Quiero llegar a tiempo.
PD: Queridos sueños.


domingo, 27 de septiembre de 2015

Siiiiiiiii.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Querido instante/es.

Querido instante:

Antes de que la memoria me de la espalda,
o se me llenen de absurdos los hemisferios cerebrales,
quiero reconocer la suma de tus momentos
y su  asentamiento en los balcones de mi alma
percibiendo el pulso de mi corazón con la vida.
Distinguirte, advertirte, padecerte...
es la patria y el patrimonio que no puedo contradecir
sin ofender mi naturaleza.
Con tu sabor a yogurht, a chocolate, a plato combinado semifrío...
con tus maneras de andar , o de patear la noche...
con tus estaciones de tren, de radio, de año...
con tu mesura a ser puntual, loco, exacto,único...
me has llevado todo este tiempo al  fermento de mi existencia.
Gracias por cruzar el miedo conmigo,
por reírte de la mala rima,
por ser el canalla de mis nervios sin acero...
Y también, por qué no, a tu destreza y talento
en hacerme idiota universal.
¿ A cuántos instantes estaré de tu última visita?.
¿ Cuál puede estar cruzando la calle?.
¿ Quién me dirá que no va a volver?.
No pierdas de ningún modo el fervor que me tienes.
No rehuyas elegirme entre la multitud.
No dejes que haya término,vencimiento, caducidad,
para encontrarnos de frente tú y yo, Como siempre.
Y no olvides que me rindo a tu presencia,
que me pospongo a tus deseos,
que no quiero diferencias entre mi paso y tu medida.
Me quedo aguardando las intenciones que traigan tus manos,
¿ Sabes?, a veces deberías abrazarme y no soltarme jamás,
para que recuerde que es tu identidad la que firma las fechas,
o que no escarmiento nunca.
Hasta pronto, hasta siempre,
perfectamente me doy cuenta que será
en la forma y tiempo que tú desees.


sábado, 19 de septiembre de 2015

Vaivén.

Hoy me ha preguntado alguien que por qué no le escribo más poemas a Yolanda.
Le he contestado que tiene muchos por leer y que de haber leído alguno ya, aún no ha dejado comentario.
Lo cierto es que después de este paréntesis de tiempo. De este salto estrepitoso del que aún cojean las palabras que quise salvar ,
estoy en el vaivén, de enviarle invitación para seguir siendo mi musa
o sin previo aviso llenarle el futuro de versos compuestos en este presente,
en todas las formas de verbos posibles.
Yo te amo.
Yo te amaría.
Yo te amaba...
Mientras sigo en este balanceo de decisiones,
quiero decirle: Que la ilusión viene intacta de mano de la esperanza,
que ni un solo instante dudé en que se quedaran abatidas, subyugadas en el camino.
Pese a temer que las aristas del miedo cruzaran sus caras
y que el barro resbaladizo salpicara las noches en que presentían que ya te habías ido,
aquí estamos las tres, en el justo y verdadero punto donde se alzará la vida nuestra.
Regresamos a tu principio .
Después de haber salido indemnes de la derrota.
Aceptános en el nombre del Amor, de este y de todos los momentos ,
porque juramos sobre el corazón que te siente,
que si nos fuimos, fue a buscarte.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Contra la intolerancia.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Ma ma de Julio Medem.

video

Creo que si el blog tuviera banda sonora sería esta. Y posiblemente la vida también.
Preciosa la peli. Id a verla.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

A veces pienso.

A veces pienso qué estará haciendo.
Y la imagino en el sofá;
la taza de café en la mano
y perdida la mirada en un recuerdo
que supongo mío,
aunque no sea así y su mente discurra
entre exámenes y listas de la compra.

A veces me agrede la alusión
al olvido al que pudiera estar llegando,
y un zarpazo de uñas invisibles
desgarra algún... cualquier instante
en que la hice reír.
Insidiosas las noches, vienen y van
de las espesuras de su silencio
a la nitidez de su voz
y alguna vez recalan en un susurro al oído,
y una tiene que despertarse sin estar dormida.

El otoño se acerca...
y yo a veces pienso que me he detenido
en aquella mañana de verano.
Como si fuese casi imposible
abandonar la inquietud de no saber
el camino por donde salir corriendo.

A simple vista, parece que no pasa nada.
La vida sigue ahí fuera
y pocos conocen tanto ruido
como hacen los sueños descalabrándose
con los salientes de tantas horas de ausencia.

¿ De qué manera se pueden ir cerrando las puertas,
sin que el frío del próximo invierno
incendie la cama que desconoce
y este corazón abatido
en la primera fila de un tiempo donde nos hemos perdido?.

A veces pienso que reconoce
mis palabras como suyas,
y que me imagina escribiendo versos
de aquella forma en que París nos debía besos.
Que descorre cortinas
y aparece el sol de Junio
 iniciando el primer día
del primer beso que aún no ha sido.

No sé de qué color será el siguiente verano,
qué inadvertencia de fechas nos será posible,
qué oportuno recuerdo saciará la añoranza...
Pienso que el destino que hoy se nos cae de las  manos
propondrá ocasiones, consecuencias...
espero el porvenir de la suerte
 pese a todo el riesgo corrido,
y que el azar futuro considere la ventura
de nunca desdecirse de  un  -----
que escribo en la página de un cuaderno
a las diez y nueve horas de esta tarde.

A veces pienso en una despedida
que aún no he hecho,
e imagino tan sólo, que sea
el roce de mi mano por su mejilla
sin más comunicación que con sus ojos
que una vez dijeron tanto.
No habrá contienda ni altercado...
veremos soltarse hasta que se haya ido
este amor que reunió las ganas de ser.
Y me traeré conmigo el inacabable murmullo
de la alegría compartida.

A veces pienso...










viernes, 4 de septiembre de 2015

Creo que voy a tener que volver a mi antigua taza de desayuno.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Elvira Sastre.

Quién supiera contar las cosas así.