jueves, 22 de septiembre de 2016

Asimilando.

Voy entendiendo que no va a venir.
Que no me busca.
Que no me quiere.
Desoye el deshojar de versos
que saturan mis noches.
Viene, no viene...
me busca, no me busca...
me quiere,no me quiere...
Y no, No viene.
Contradice las señales de espacio y tiempo
y fractura encuentros cuando desaparece
el rastro de su sombra por la esquina partida
de la casualidad que aspiraba a ser certera.
Y no, no me busca.
No atiende al susurro ni al lamento de mi voz
en mis vigilias sin sueños
y no sigue el rastro de las mariposas que aletean
en todas las letras de su nombre.
Y no, no me quiere.
Quizás quiere a otra
o no quiere querer ya más que  a esa soledad amante
que tan bien la conoce.
Y no insiste ni desafía a la fuerza del destino
a partir el universo en dos
si así amanece conmigo.
Voy albergando la idea de una cercana despedida;
El tiempo me lleva ventaja,
es como el alarido próximo de un lobo
que va a morderte.
Hincará los dientes y abrirá la herida mortal
exactamente en la vena donde laten
todos los poemas, todos los deseos,
todos los días...
que tanto la esperaron.
Y no habrá más ocasiones, lo sé.
Su piel no será el cuaderno perfecto
donde dejar el epílogo de la búsqueda perpetua
en la que sin remedio me he perdido.
Y no sé si sentiré impotencia, rabia,dolor, angustia...
ante esta imposibilidad de demostrarle
que amar es el verbo por excelencia
y que amarnos fue el auténtico  placer de todos los sentidos.
Ojalá en esta madrugada, este viento
tuviera voz para cantarle por última vez
que esperarla es lo que mejor sé hacer,
y que no sé a quién voy a dedicar ahora este corazón
y si será capaz de aceptar que seguimos adelante,
pero ya sin ella.
Ella, que no viene, que no me busca
y que no me quiere.
Porque si me quisiera,
yo volvería de nuevo a la primera letra
que la supuso mía y esperaría siempre,
por si me busca.
Aunque no llegue nunca
y aunque no me encuentre.




martes, 20 de septiembre de 2016

"Wapeando" o qué fortuna la mía.



LU : Hola de dónde eres y qué buscas? Yo algo esporádico.

MA: Pecios... enseñáme tus ojos y toda tú...yo te enseño también.

LO: Estuve casada con un hombre, ahora estoy divorciada
        y tengo la custodia  de mi hija de 10 años.

AR: No eres mi tipo o algo así, pero eres muy amable.

PA: Nunca fui de ambiente, pero sí que me gustaría ir a ver  qué
        se ve en esos sitios y la gente que hay  y cómo se liga, ¿ o ya no
        existe eso?. ¿y si hablas con alguien eres inferior?, ¿ o eres una
        salida si invitas a alguien?.

NOR: Yo tengo pareja, voy a ser sincera, pero me gustaría conocer
           gente  que sintiera igual que yo y con la cual pudiera tener
           una conversación.

SA: Busco el contacto con otra persona, llámalo sexo o contacto,
        algo tan necesario.

RE. Tengo una hija de 18 años está en mi país.

martes, 13 de septiembre de 2016

Disonancia.



Qué extraña forma, por no decir absurda,
de ofrecer ayuda.
De reducir a cincuenta y una palabras
más de ocho mil horas.
Se diría que no duele el tiempo,
que no pasó el corazón  una tormenta 
ni se colgó  para secarse  de tanto ayer.
Mi nombre escrito
me sorprendió al sol tibio de Santander
y me hizo atender pero no querer.
Y  es verdad que nunca se sabe...
quién puede dañarte
y en disonancia te desee lo mejor.
Resuenan sus palabras cuando todavía me las tropiezo.
Qué extraña forma de conjugar pasado y presente,
parece que el reloj pierde equilibrio
en otras esferas del mundo.
Las eses, los números, las vocales 
me abrevian otros escritos semejantes,
aunque ahora sin preguntas.
Qué apartados  de la realidad,
sospechosos todos, 
y sin ningún indicio de presunción de inocencia.
Qué extraña forma tiene su  calendario de interrogarme,
y qué triste que sea el silencio quien responda 
y no yo.



sábado, 10 de septiembre de 2016

El principito.

Crecer no es el verdadero problema,el verdadero
Problema es olvidar.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Del latín sequēla "lo que sigue", "consecuencia".

Vale, que sí. Que tienes muchas cosas en común con esa persona,que las conversaciones son fluidas,que no te importa  seguir chateando,conociendo con esa persona.
Pero te llama por teléfono y en esa llamada descubres que las conversaciones fluidas no son tal por tu parte porque el casi monólogo que oyes te cansa demasiado y el sonido de la voz no te gusta, y las formas no te invitan a escuchar si no que te sujetan a 63 minutos interminables.
Te dice que tiene miedo de que algún día le digas que quieres conocer a alguna otra gente con la que también hablas.
Le dices que también ella debería conocer más gente.
Has descubierto antes del minuto cinco, que no hay duda de que no puede surgir nada, porque no puede aflorar si todo el tiempo has deseado colgar el teléfono, no?.
Y pregunta después si ha dicho o hecho algo porque parece que no le hablas como antes y le explicas sólo que has intuido que ella puede querer algo más que una amistad y que no puedes ofrecérselo y que no quieres alentarle falsas ilusiones.
Y responde que comprende si es porque estás conociendo a otra chica, pero que otra como ella no encontrarás.
Y te quedas sin respuesta, no porque no la tengas. Y no contestas y seguramente quedes como una cabrona porque las fotos ,según ella, no te han hecho feeling.
Fotos que te manda después de toda la charla que le has hecho llegar para aclarar, intentando no herir sensibilidades, que puedes ofrecer si acaso una relación de amistad.
Y aparte estás en una etapa de la vida en que "despertar tantisímo interés" en cuatro conversaciones, te echa para atrás. Muuuuyyy atrás.
Secuelas?. Sí, seguro.
Pero ya como confirmación, constatación  de que eso es un aval a puro cuento.


domingo, 4 de septiembre de 2016

Como si viniera/hubiera venido .

Tu piel delineando la mía,
acercando posiciones,
incinerando antiguas caricias,
discurriendo tus manos por mis lunares; 
descubriendo planetas donde enarbolar deseos.

Me has besado los ojos
y me has mordido la boca
y el cuello...
y tu boca se ha hecho fuerte
allí donde las pulsaciones desoían el corazón.

Latidos también en las yemas de mis dedos
que han desequilibrado mi cabeza 
y la línea de tus labios y tu espalda,
que como yo se encomendó a la luna.

Tu cuerpo ha sido el mar
donde se han salvado mis naufragios
y la isla desierta donde llevar mis tres deseos.
Ha sido el verso visible e invisible
de besos y de sexo,
de susurros y caricia retórica
que ha llegado a besarme el alma
a las tres de la mañana.

Hemos visto amanecer ,
hemos sido estrella, universo y galaxia.

Noche en blanco por sorpresa,
entrada libre en ti sin reservas.

Desenlace del sueño que sólo eras.















martes, 30 de agosto de 2016