jueves, 16 de agosto de 2018

Son las cuatro de la mañana y estoy contando el parpadeo incansable de una estrella.

Te dedico este insomnio.
Créeme si te digo que eres como una transfusión de café.
Sin valoración médica entre riesgo y beneficio.

sábado, 11 de agosto de 2018

Pídeme un deseo.
No importa que no avistes ninguna estrella,
las tienes todas en tus ojos.
Yo voy a pedirme todos los besos
que llevan mi nombre en tus labios.
Volcamos el cielo?,
La noche será mágica
y dicen que  capaz  de despertar los sueños.
En el firmamento se mece el destino,
nos columpiamos?.
Pideme un deseo,
pídeme el deseo,
Pídeme, deseo.

domingo, 5 de agosto de 2018

Organos vitales.

Busca tú la forma de que te perdone. No me sirve que vengas dos años después a decirme que necesitas contarme, explicarme qué pasó y por qué pasó. No quieras convencer a tu conciencia ni a mí de que con  solo palabras  se puede perdonar. Crees que con venir a contarme el "cuento" está todo hecho. Tú respiras por fin tranquila y yo soy la madre Teresa de Calcuta, benevolente, indulgente y misericordioso que  te concede mi perdón. ¿Por cuatro palabras?. Ni siquiera serían bastantes cuatrocientas mil. Ana recordaba  esta conversación que había mantenido con Isabel dos años atrás. Oírlas a través del teléfono habían sido como bofetadas cuyas marcas aún dolían. Había pensado mucho en ellas. Isabel tenía razón, como casi siempre. Reconocía que las palabras necesitaban ser firmadas con hechos. Somos lo que hacemos, había oído a su abuela decir toda su vida. Así era, quisiera o no. Ahora tenía miedo, le dolía la cabeza de toda la noche en vela. Quizás no lo he pensado bien, se decía,quizás tendría que replantearmelo, pero sabia que el miedo casi nunca da buenos consejos y se levantó para asomarse a la ventana. Intentó dejar la mente en blanco, no pensar  y se dispuso a entretenerla siguiendo el vuelo de un gorrión que iba de la rama de un naranjo a otro. La puerta se abrió al poco tiempo _ Buenos días, soy el doctor Ruíz _ le dijo mientras le extendía la mano_ dentro de diez minutos vendrá una enfermera, sólo venía a decirle que sustituiré al doctor Martínez, el cual no puede estar presente por motivos personales. Ana asintió con la cabeza. _ ¿Está nerviosa?, no se preocupe, como ya le comentaría el doctor la intervención es cortita y no tardaremos mucho en dejarla tranquila. Correspondió a la sonrisa del médico _ Lo importante es que yo soy un donante anónimo para la paciente y su entorno, ¿de eso está usted informado?. _ le preguntó. _Sí, no se preocupe, hay absoluta confidencialidad. En ese momento entró una enfermera, el médico salió e Isabel mientras la bajaban al quirofano pensaba si un riñón sería suficiente (para un perdón que nunca le darían) ,por herir un corazón.

domingo, 29 de julio de 2018

lunes, 23 de julio de 2018

Discúlpame.

Discúlpame. Esto de esperar ya no se me da muy bien.
Creo que deberías venir a despedirte
y despeinarme el alma en esa brisa que levanta tu paso.
Tendríamos que haber vivido un poco de magia
antes de descubrir que el truco es trampa.
¿Qué ha pasado?.
¿Qué nos ha pasado?
¿Tan difícil fue coincidir en una hora que parecía esperarnos?.
Discúlpame, sé que no tengo derecho a estas eternas reclamaciones,
siempre, siempre, digo que serán las últimas
y lo último siempre son las primeras ganas de verte.
Lo tengo todo en contra, lo sé.
Pienso que quisiera empezar de cero,
pero el cero es nada,
y yo sé mucho de ti como para privarme de tus recuerdos.
La noche es el telón de fondo donde cada día te escribo adiós,
alguna estrella parece sonreirme en un intento de que no rubrique un final.
Pienso que allá donde estés no hay oportunidad,
ni siquiera un maldito saldo de ocasión, para burlar al destino.
Yo puedo pasarme toda la vida inventándote, llamándote, amándote... en cada letra,
pero ya ves, no sirve.
Esa no es la fórmula secreta.
El secreto está en que sin tú saber que te escribo,
sepas que eres mi poema favorito.
Discúlpame si hoy tengo el corazón tan tonto
como para haber vuelto a extrañarte tanto,
son cosas y causas de la soledad,
que me vence sin remedio.
Cuídate, sé feliz...
Discúlpame por no llegar a tiempo.
Si pudiera, estrenaría reloj  y calendario,
y haría del verano  un infinito espacio donde sentarme a esperarte.
Pero hay rumores, murmullos, ruidos
de que no hay cruces de caminos.
Para eso, quizás, yo no tendría que ser yo,
tal vez no supiese escribir...
no me rasgarías en cada letra...
Pero entonces... alguien te seguiría queriendo como te quiero yo,
porque es imposible, Amor, que no estés y que no nos duela.

domingo, 22 de julio de 2018

La voz más bonita.

Es verdad que soy de voces. Quien me conoce lo sabe. Es verdad  que se me conquista un poquito con el oído (izquierdo😀). Es verdad  (y lo sabéis) que si se me pronuncia la ese a mil metros de la zeta...hablamos ya de otro nivel, jajajaja. Bromas aparte, todo esto viene porque hace un par de días le dije a una persona que había conocido la voz más bonita de mi vida(no me feliciteis por una futura Yolanda que no van por ahí los tiros, jeje). Mi amiga me contestó que era algo entrañable. No sé si será entrañable pero sí que es verdad. Y llegado a este punto podríamos pensar que quizás por hache o por be algún día esa voz leyera esto,. Quién sabe. Llegado también a ese punto cabría puntualizar que total e indiscutiblemente fue la más bonita en sonido, no en contenido.