domingo, 15 de enero de 2017

jueves, 12 de enero de 2017

Perder la paciencia,la batalla o el tiempo?,Qué es esto?.

No está.
Esa es la síntesis de esta existencia,
la metamorfosis de un calendario que cae
por el  peso de su ausencia.
Hoy podría haberle dicho que la luna
se ceñía a una noche de primaveras y jazmines,
en una esquina cualquiera donde un beso
rondaba sus labios
y mis ojos los contornos de los suyos
donde suele amanecer la vida.
Pero no está.
y yo he llegado a la tarde vencida una vez más.
Debatiendo si esta es la manera correcta de esperar(la),
o si para esperar se necesita más paciencia
de la que me traigo de cada sueño,
cuando la encuentro frente al mar
escribiendo mi nombre en la arena.
No está hoy.
Ni estuvo ayer,
cuando el sol acariciaba la mañana dejando atrás
una madrugada helada,
desprovista de sus huellas,
 congelada de distancia y de miedos.
Miedo a que se haga inmortal el que nunca esté,
miedo a que yo no sepa acostumbrarme a su falta,
que no perece  y descose heridas que llevan su nombre,
como las nubes que están pasando
y me cuentan que mojarán su pelo,
en otro lugar,
en una oportunidad fallida de caminar bajo una lluvia
que nos pilla sin paraguas,sin aliento,sin prisa...
sin tiempo para correr en otra dirección
que no sea el instante en el que al fin
existe el roce,las manos,la piel...,
en común unión con un sentimiento
que nos buscó a través de los tiempos.

domingo, 8 de enero de 2017

Estrenando Enero.

Otra vez...
Otra vez se ha ido
a buscarte el corazón de madrugada.
Tal vez han insistido sus latidos
muy cerca de tu casa
y tal vez han calado hasta sus huesos
la fría escarcha
que ha sido solo quien lo escuchaba.
Otra vez...
Otro año que se acaba
bofetadas de horas
que no solo dejaron marcas en mi cara.
Primavera que no alteró 
el rumbo de las cosas,
verano de sed de tu boca,
otoño intentando no caerme
de los sueños que aún te creen,
invierno frío,demasiado,
como casi siempre.
Otra vez...
Otra vez que yo te escribo
y tú miras para otra parte.
Parte que parte,que desmenuza silencios
que erosionan las ganas de tropezarme
con lo que podría ser
y vamos dejando pasar 
hasta quedarnos sin tiempo.
Porque al tiempo,amor,
puede que lo tengamos en contra
Y quizás en cada instante en que yo te pienso
tú pienses en otra,
o en esa forma rara que tiene la vida
de sacarte de amores 
que parecían eternos.
Otra vez...
Que amaneció ,
que anuncian sol y frío,
que no bastan mil versos
para matarte de poesía o de distancia.
Porque será, amor, el último segundo
el que nos arrastre hacia la muerte
de todo lo que será.
Otra vez...
Otra vez, que vuelve el ritual
de cambiar de calendario
Y sigo estrenando Eneros sin ti. 


martes, 20 de diciembre de 2016


martes, 15 de noviembre de 2016

Inacabado.

También puede  hacer de musa una sonrisa.
Y a mí que  prometí no escribir poemas a personas "desconocidas"
casi me hace creer que es absurdo hacerse promesas.
Después de que toda una coreografía de imágenes y palabras
me provocaran y sedujeran para ponerle letras al pensamiento
intento esquivar el desafío a quebrar la voluntad
mantenida tantos años.
Sobre todo ya que parece prevalecer la buena educación
y parecen haber huido todos los síes.
Pero...maldita sea, si es que es una sonrisa bonita,
de esas que se merecen un buen poeta,
o miles de provocaciones que no le den tregua a retirarse.
Lo bueno si es breve,dos veces bueno,
dice el refrán mentiroso,
como mentiroso es el espejismo que se rompe 
ante la mirada rutilante de la luna llena.
También puede hacer de musa una sonrisa.Sí,
y la fantasía de que te sonría.
Pero no puedo desbaratarme el juramento,
al menos no hoy que de los contrincantes
apenas queda ya un rastro escrito con fecha pasada.
Y el pasado y el presente pocas veces son aliados.
Así que para que esto no sea un poema
que me señala  con el dedo y se jacta 
de que desestimo decisiones,
es por lo que desde el recuerdo y la despedida 
a la sonrisa de A...
esto, que no puede ser un poema,
se queda inaca.






domingo, 13 de noviembre de 2016

lunes, 31 de octubre de 2016

A la memoria de cualquier mirada en una de sus calles.


Cuando una vuelve al lugar donde fue feliz,el corazón se sienta cerquita de la nostalgia y esta le pasa el brazo por los hombros, aunque hayan pasado ,doce años? y una no ubique la fuente en esa plaza, ni sepa con exactitud qué mesa ocuparon en el restaurante o si aquellos mosaicos ya estaban en aquella época. Mientras se pasean las calles, las aceras, la cuesta que sube a la iglesia...una tiene la impresión de desandar recuerdos no físicos que parecieran asentados en esa tierra que sin reconocerte establece emociones.Pero los recuerdos no duelen,gracias al  alivio del tiempo.Se sienten quizás melancólicos pero no porque visitarlos aflija,si no porque es triste, mirarlos con estos ojos, por diferentes, con los que vuelves.Retroceder en la memoria es a veces concurrir en lo que se es y en lo que se ha sido y en esa apreciación es cuando valoras,consideras,estimas...,o cuando valoro,considero,estimo...que merece la pena.Que amar, por encima de todas las cosas, siempre valdrá la pena.Ha sido bonito haber vuelto y haberme encontrado con los vestigios de mi historia con ella. Sí lo sé, porque ya no se sufren ni lastiman.Afortunadamente el tiempo es el mejor cómplice del desamor,él, como la vida, es quien nos trae y nos lleva.