martes, 13 de julio de 2010


Lunes,
rival enorme que me hace
zancadillas en el ánimo,
que multiplica mi mal genio,
multa mi esbozo de primera sonrisa.
Me hace protagonista de un drama matinal
donde actúo torpe, incrédula, indiferente,
desconfiada, insensible, fría...
Donde se encapota el cielo
bajo este azul intenso,
donde encomiendo mi alma
al rápido pasar de las horas.
Hasta que como en una emboscada,
premeditada siempre,
me asalta el recuerdo de sus ojos.
Y el Lunes sigue siendo
irremediablemente Lunes,
pero llevo la suerte
prendida en la memoria.

4 comentarios:

M2010 dijo...

Ya visto de esa manera... que vengan los lunes!!!!!
Aunque cada lunes me siento como en la imagen jajajaja!!
Besos!!

Isabel dijo...

La suerte en la memoria... No sé si es una suerte.
Muy bello el poema.
Un saludo.

brezo dijo...

así son algunos días, muy bueno. Gracias por ampliar mis archivos mentales, y darme a conocer a Gloria Bosch. un bst B.

alasdemariposa dijo...

M, es que los lunes tienen a veces como cierta mala leche,jeje.
Isabel, en ese caso concreto sí era auna suerte.
Brezo, de nada. A mí tiene algunas cositas que me gustan mucho.