martes, 27 de octubre de 2015

A estas alturas de la vida y me dejo crecer la locura.

No quiero.
Discrepo con este día,
no pienso cumplir otro año,
ni hora siquiera.
Que me disculpe el calendario
pero solo voy ya
 a cumplir sueños.

Vengo de patear una noche de insomnio
donde me llevaban las horas 
a los confines de pensamientos
inmutables en tiempo y forma
y no traigo ganas de rendirle pleitesía
a este coro de otoños.

Voy a acomodarme en las ilusiones,
arrellanarme en tardes de las de antes
y comulgar con el verbo infinito
de amar (la).

Ya sé que no tengo remedio.
Me he dejado crecer la locura,
y estoy otra vez allí,
en el principio de los deseos.

La suerte está echada
y tengo apuesta múltiple por sus besos.

Ya sabe que aunque no nos encontremos nunca
es mi plataforma...
y el empuje de cada verso
que aún me queda por escribir.

Y ya sabe que es metáfora
y musa, de los anhelos
por los que hoy también brindo.
Por los que soplaría las velas
de cualquier nave 
que arribara a su cuerpo.

Atrévete a consumarlos, amor,
te prometo que somos el génesis
del resto de nuestra vida,
y que esto no empieza sin ti.





2 comentarios:

Isa G.L. dijo...

Que no te falten nunca las ganas, el entusiasmo y la certeza de que llegará.
El amor y el instante oportuno
Besos
Halley

La vie en Rose dijo...

..... Que esto no empieza sin ti.....qué bonito!!!😍