domingo, 25 de agosto de 2013

Razones "pa" no querernos.

Porque no sabemos coquetear con la impaciencia.
Porque no podemos seguirnos a contra vuelta.
Porque solo sé desnudarte con palabras
Y evitas el roce de mi piel sobre tu espalda.
Porque se congela el deseo fuera de la cama.
Porque saltas del presente en un tren en marcha 
y pisas mis rodillas cuando pasas por las suposiciones de nuestra casa.
Porque no llenamos este vacío que dejan los cajones sin la ropa a medias.
Porque no queremos pastel de bodas ni promesas.
Porque la distancia física nos afecta.
Porque desordenamos el tiempo entre estaciones venideras 
sin inviernos,sin nosotras, sin primaveras.
Porque no defendemos la inconsciencia de los sueños sin razón en su punto justo de locura.
Porque somos homicidas de las efemérides de nuestra vida.
Porque tenemos un patrimonio demasiado alto de cordura.
Porque hoy no debió ser igual que ayer
ni equivalente al resto de nuestros días.
Porque esta quietud  es la derrota de los cuerpos, de los versos...
de las bocas que anhelaban los besos que desperdiciamos en estos labios 
que no se reconocerán.
Porque no asedias mi aliento ni insisto en tu cuello.
Porque inconquistables insinuamos hipócritamente que amarnos es vivir
Y provocamos al destino y excitamos el deseo de encontrarnos por aquí.
Porque residentes de las madrugadas abandonamos la esperanza en la quinta planta sin ascensor.
Porque nos mata los peldaños de los fracasos del corazón
y la copa de vino amargo metáfora de no extrañarnos,amor.
Porque una y una nunca seremos tú y yo.
Porque prestarnos el alma ya ni siquiera llega para saldar esta deuda que apremiante embarga la ilusión.
De Salvarnos un día.
Porque no hay forma ni manera de adaptar horarios ni encajar agendas.
Porque cuando yo voy tú aún no llegas.
Y erramos siempre en las mismas esperas.
De esperar que la casualidad sea quien nos presente.
Mientras malgastamos las horas que no volverán.
Porque si la felicidad viene tras nosotras 
¿ Qué hacemos desbaratándola  en ausencias?).
Porque al final de cuentas es mentira que creamos en cuentos.
Porque comer perdices, quizás,no sea nuestra opción.
Porque, quizás, yo me exceda con el postre
y tú, quizás, escasees el vino.
Y así entre la hiperglucemia y la escasa intoxicación etílica llegamos al fin.
Porque preferimos este desenlace( es mucho trabajo hundir el mundo y sus cimientos hasta encontrarnos).
Y el resultado son estas razones "pa" no querernos.
Para, que creo, dijeras tú. 






3 comentarios:

Isa G.L. dijo...

Consigues siempre el efecto de asombrarme, de desconcertar sensibilidades, de levantarme de los asientos para hacerte una gran ola. Chapeau

Ripley / anna dijo...

Uffff. no sabes bien lo identificada que me he sentido con muchas cosas de las leídas.

noviembres dijo...

Querida mía, veo que sigues siendo una artista, sin comparación. A ver si te dejas caer y cuentas algo en la cercanía de la amistad.......sigo? náa, que es mu tarde y mañana, después de finde largo, hay que volver a la cárcel diaria. Menos mal que los findes nos dan libertad condicional los amos del mundo, no? en fin.....tú sabes....cosas mías.
Expresiones, saluditos, buenas y dulces noches